Tratamientos para la bronquiolitis

Rate this post

Las bronquiolitis es una de las enfermedades más comunes que afectan a las personas, especialmente a los niños antes de los 2 primeros años. Es una enfermedad que afecta las vías respiratorias y sucede frecuentemente durante la época de invierno o inicios de la primavera. Solemos confundir a la bronquitis con gripes o catarros, lo que en su momento dificulta que podamos atacar la infección de forma adecuada usando tratamientos para la bronquitis. 

Según varias estadísticas todos los niños sufren de bronquitis durante los primeros dos años debido a que los bronquiolos en esta edad son extremadamente frágiles. Los síntomas de la bronquiolitis comienza como un resfriado o gripe incluyendo la tos ligera y la molesta secreción nasal, por eso muy pocas veces las personas acuden al médico y suelen tratarla como si fuera una gripe común

Una clave para diagnosticar o pronosticar la bronquiolitis es verificar que los síntomas en vez de mejorar, se incrementen a los 2 o 3 días incluyendo otros como la dificultad para respirar y tragar. Cuando se ven estos síntomas, se puede sospechar de una bronquiolitis y es momento de acudir a un médico para que realice los estudios requeridos, descarte otras posibles enfermedades y asigne un tratamiento adecuado. En este artículo hablaremos sobre detalles clave en cuanto al tratamiento y cuidado de la bronquiolitis para reducir su duración al mínimo de días posibles.

¿Qué es y cómo evitar la bronquiolitis en los niños?

La bronquiolitis es una infección que se aloja en la parte final de los bronquios, es decir, los bronquiolos que son mucho más débiles y frágiles, por lo que la infección suele afectarles. Muchas personas confunden la bronquiolitis o la bronquitis, y es que aunque su nombre sea muy similar,  la diferencia es que la bronquitis afecta a los bronquios, mientras la bronquiolitis afecta a los bronquiolos.

Cuando la infección llega a esta parte de las vías respiratorias, se comienzan a inflamarse produce un daño en toda la vía, lo que ocasiona la dificultad para expulsar el aire dentro y fuera de los pulmones.

Los bebés y niños pequeños no han desarrollado sus bronquios y bronquiolos aún, por lo que son mucho más vulnerables, los que los lleva a contraer bronquiolitis muy fácilmente.

Los virus que ocasionan la bronquiolitis son principalmente el VSR, la parainfluenza, la influenza y otros.

Existen algunos niños que son más propensos a padecer bronquiolitis, por ejemplo: los niños de sexo masculino, los bebés prematuros, los que padecen de inmunodeficiencia, los que viven en lugares donde fuman constantemente, los que nacen en épocas invernales y otros.

Cuando se sospecha de una posible bronquiolitis o enfermedad en el sistema respiratorio se deben tener en cuenta ciertas prevenciones para evitar propagar el virus, por eso si crees que tu bebé tiene bronquiolitis debes:

  • Evitar intercambiar biberones, hay que evitar que objetos como chupetes, biberones y otros que el bebé se lleve a la boca sean tocados por otras personas.
  • Evitar el humo, especialmente el humo del cigarro debe mantenerse lejos del pequeño.
  • Permitir la ventilación, para garantizar que el aire circule y el bebé pueda inhalar aire fresco.
  • Realizar lavados nasales, una de las cosas que pueden llevarte a creer que tu hijo tiene bronquiolitis es el exceso de mocos, para eso puedes realizar lavados frecuentes con suero fisiológico.
  • Hidratarlo, así evitarás que el bebé pierda líquido cuando expulsa los mocos.
  • Evitar que esté en contacto con otras personas, especialmente niños. Cuando se sospecha de una bronquiolitis debemos alejar a nuestro pequeño de otros niños. De esta forma podemos garantizar que los demás no adquieran la misma infección.
  • Vigilarlo, cuando un niño adquiere bronquiolitis empieza a perder las ganas de comer y se le dificulta la respiración, por eso hay que estar siempre pendiente.

¿Cómo tratar la bronquiolitis?

Si la sospecha de que una gripe es mucho más que eso, es necesario comenzar a hacerse cargo del problema, ya que, si no se trata en el momento la bronquiolitis puede ocasionar otros problemas y cuadros graves.

Cuando se empiezan a observar los síntomas de la enfermedad como la tos seca, la fiebre, la dificultad para respirar y tragar, el malestar general y el dolo de cabeza. Es buen idea recurrir a un médico especializado para que realice los exámenes y asigne un tratamiento médico. Sin embargo, la bronquiolitis se puede tratar en casa con buenos resultados.

Al ser una enfermedad provocada por un virus, el suministro de antibióticos no hará efecto en la enfermedad. El propio sistema inmune se encarga de eliminar el virus a las pocas semanas, pero es conveniente aplicar tratamientos para aliviar los síntomas.

Para aliviar los síntomas de la bronquiolitis se puede hacer lo siguiente:

  • Tomar paracetamol para el malestar general y dolor de cabeza.
  • Usar remedios caseros para la congestión como las infusiones de hojas de eucalipto, de hierbas, los lavados nasales, el agua con sal marina, el vinagre o la miel.
  • Tomar antitusígenos para la tos.
  • Aplicar expectorantes para ayudar a que liberar los mocos.
  • Antihistamínicos para aliviar la congestion y los estornudos.
  • Ibuprofeno y otros medicamentos para calmar la fiebre.
  • Remedios caseros como la miel y el limón para aclarar la garganta.
  • Realizar baños con agua fría.
  • Evitar estar en cama porque empeora los síntomas.
  • Tomar té de jengibre.
  • Mantenerse hidratado.
  • Comer sopas que sean fáciles de digerir.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies